jueves, 15 de junio de 2017

En contra del método estivill en 9 puntos clave

 Recuerdo mi primer verano como mamá. Volvimos de vacaciones y dejó de pedirme brazo para dormirse la siesta. Me sentí triste, muy triste. Por la noche no solía pedirme brazo, ya que después del bibe se quedaba dormidísimo. Pero las siestas eran sagradas. Las siestas eran nuestro momento. El dormía mientras yo lo miraba embobada y me encantaba. Después de unos días sin pedirmelo, empecé a buscar en internet y dando saltos de unas páginas a otras, encontré que muchas hablaban del método estivill. 

Por qué no es bueno seguir el método estivil¿Cómo era posible que siendo mamá no hubisese oído hablar de él antes? Sabía, por lo que te dice todo el mundo, lo de dejarlo llorar para que se duerma, pero muy por encima, ya que nunca estuve a favor de dejar llorar a mi bebé. Y para nada sabía que esto respondía a una teoría hecha por un médico (que en definitiva, copiaba a otro médico).

 

¿Qué es el método estivill?


Antes de nada, quiero dejar claro que estoy totalmente en contra de este método y la inclusión de este artículo en el blog es para informar a padres, como yo, de las contraindicaciones que presenta seguir éste método. Así que únicamente diré que es un método por el que se alenta a los padres a dejar llorar al bebé (con matices como, cada día un poco más, debes estar cerca para que sepa que estás ahí) y por el cual no podemos hacer cosas como cantarle, mecerle en la cuna o en brazos, pasearlo en cochecito, darle palmadas o acariciarlo, darle biberón (agua o leche) o ponerlo en nuestra cama.  O sea, que podemos hacerlo pero sin que se duerma, que el hacerlo no sea con el fin de dormirlo. Además insiste en que cuando se haga, cada vez pase más tiempo entre las visitas al dormitorio.


Esto es lo que dice que NO debemos hacer para dormirlo (lo cual hago o he hecho en algún momento punto por punto sin dejarme ni uno). Jamás he podido escuchar a mi bebé llorar. Ni siquiera cuando simplemente protesta. Aunque es cierto que cuando son un poco más mayores no soy partidaria de ir al primer "wuaaaa" del llanto, pues considero que deben aprender a ser pacientes y entender que no podemos ir ipso facto cada vez que abran la boca.


Este método por lo visto empezó a estar muy de moda ya que según muchos funcionaba. Claro que funcionaba. El mejor márketing fue el boca a boca de los padres. El pensar que lo que le estaban haciendo a sus hijos era por su bien. El verlo en TV o las estanterías de algunas librerías y que fuese marcado como best seller.

Cuando nació mi peque, intentaba no cogerlo en brazo más que lo necesario. Todo el mundo me decía que  no lo hiciera, que luego no podría vivir ya que querría estar todo el día a brazo. ¿La verdad? Esto no duró mucho, ya que un día me dije a mi misma: "Si no lo cojo ahora que es bebé, ¿Cuándo lo voy a hacer? ¿Cuando tenga 10 años?" Carpe diem tempus fugit era mi lema diario. Así me "autoconvencía" de que no pasaba nada  por cogerlo, disfrutarlo. No pasaba nada que me quisiera dormir la siesta abrazada a mi bebé (el que dormía era el, yo lo miraba). 

Sí, quería abrazarlo y si alguien lo cogía en brazos que fuera yo. Porque luego venía gente a casa a verlo y  lo primero que hacía al entrar era sacarlo del carro/cuna/mis brazos para tomarlo. Y no me importaba que lo hicieran, pero me dolía que todo el mundo tuviera derecho de hacerlo menos yo, "porque si no lo iba a acostumbrar". ¿No fui yo la que lo tuvo 9 meses y estuvo día y medio de parto? Pues era yo la que más derecho tenía para tomarlo en brazos y que nadie me dijera nada.

A día de hoy agradezco haber hecho oídos sordos a esos crueles comentarios de: "Déjalo llorar, es bueno para sus pulmones"(cada vez que alguien me decía esto pensaba que si el día de mañana tenía algún problema pulmonar sería mi culpa, por no dejarlo llorar"), o el comentario:  "si lo dejas llorar se acostumbrará a estar solo en la cuna". Menos mal que he tenido poca paciencia para el llanto, que se me parte el alma escuchar llorar a un bebé y he hecho lo que ha estado en mi mano para calmarlo al segundo.

Bueno, pues en eso que iba navegando y encontrándome artículos acerca de este método, he encontrado uno en el que explica por qué el método estivill no funciona, y entre otras cosas, ésto me ha llamado bastante la atención:
Es entonces cuando el niño, drogado por su propio organismo, se duerme. ¿Ha aprendido a dormir? No. Se ha autodrogado. En esto se basa la eficacia del método Estivill. Cuanto más pequeño es el niño, mayor es el estado de shock al que se le somete.

Muy gustosamente me gustaría resumir en pocas palabras lo que pone en el artículo que os comento (pincha aquí).

1. Hasta los 6 años el sueño no se considera de adulto, por lo que las interrupciones nocturnas son TOTALMENTE NORMALES.


2. Tú sabes que tu bebé está a salvo en su cuna, pero el es un bebé, y no lo sabe. Si no acudes a su llanto se encuentra desamparado y solo ante el peligro.

3. No está tratando de manipularte. Eso lo hacemos los adultos, el es un bebé. Y como bebé que es necesita de tu cariño.


4. Este punto ni lo resumo: "Un bebé espera ser atendido cuando llora. Si nadie acude, comprenderá que de nada sirve hacerlo, que él no es importante: que no es amado. Y arrastrará este condicionamiento (y la consecuente falta de autoestima) hasta la vida adulta. Aprenderá que no vale la pena luchar, que la batalla está perdida de antemano."

5. Un niño/bebé merece el mismo respeto que un adulto. Si llora es porque algo le pasa/necesita.


6. Un niño que siente miedo y cuyo llanto no es atendido, segrega adrenalina y otras sustancias que hacen que en todo su organismo se active un estado de alerta (igual que te ocurre a ti en situaciones de peligro). Llega un momento en que la amígdala, una parte del cerebro emocional, se colapsa. Entonces el organismo empieza a segregar nuevas sustancias (endorfinas, serotonina) para combatir ese estado de alerta, pues no se puede mantener por demasiado tiempo. Es entonces cuando el niño, drogado por su propio organismo, se duerme. ¿Ha aprendido a dormir? No. Se ha autodrogado. En esto se basa la eficacia del método Estivill. Cuanto más pequeño es el niño, mayor es el estado de shock al que se le somete.

7. Una exposición prolongada a la adrenalina y otras hormonas del estrés trae muchas secuelas negativas, como una «desregulación duradera de la bioquímica cerebral» (Jové), con consecuencias como depresión, trastornos del apego, indefensión aprendida, ansiedad, hiperactividad...

8. Se utiliza este método porque "ha convencido de que funciona". Si nadie os hubiera hablado de él, ¿dejaríais llorar a vuestros bebés?

9. Hay alternativas.

En fin, no comparto este método ni cualquier otro que consista en dejar de llorar a nuestro bebé. Y para que entiendas cómo lo veo quiero hacerte una pregunta. ¿Niegas los besos a tu pareja para que no se acostumbre? Si tu respuesta es no, entenderás que no niegue mi cariño a nuestro bebé "no sea cosa que se acostumbre". Si le tengo que tener todo el día a brazo, lo haré con todo el amor del mundo. Si tengo que pasear con el en la mochila o pañuelo, lo haré. Lo haré sin dudarlo un segundo porque lo más importante es que estamos muy felices de que nuestro bebé se sienta protegido y a salvo. 

Irina Navarro, Sexy and Mum.

Te puede interesar:

     
por qué es malo poner etiquetas a nuestros hijos
 Etiquetas que condicionan la personalidad de nuestros hijos





    
razones por las que los bebés lloran
            

  7 razones por las que un bebé llora







    
Cuando un bebé llora desonsoladamente en mitad de la noche
      Llantos por la noche

No hay comentarios:

Publicar un comentario